Estás aquí: Portada > Noticias > Derecho universal al uso del agua y saneamiento
Derecho universal al uso del agua y saneamiento
   Enregistrer au format PDF  

“…La Tierra brinda las condiciones esenciales para la evolución de la vida. La capacidad de recuperación de la comunidad de vida y el bienestar de la humanidad dependen de la preservación de una biosfera saludable, con todos sus sistemas ecológicos, una rica variedad de plantas y animales, tierras fértiles, aguas puras y aire limpio. El medio ambiente global, con sus recursos finitos, es una preocupación común para todos los pueblos. La protección de la vitalidad, la diversidad y la belleza de la Tierra es un deber sagrado”. (Carta de la Tierra, CTI: La Tierra, nuestro hogar.)

 La ONU ha declarado el año 2013, como Año Internacional de La Cooperación en la Esfera del Agua.

 El agua es uno de los tesoros más valiosos que poseemos, porque es imposible reemplazarla. Alrededor de tres cuartas partes de la superficie de la tierra están cubiertas de agua. El 97% en mares y océanos; el 3% restante es agua dulce. Dos tercios no son accesibles porque están en zonas poco pobladas o glaciares, y solamente el 1% del agua dulce existente está al servicio de la vida de los seres humanos. Es un recurso natural fundamental para el desarrollo de la sociedad sin embargo el desarrollo económico y el incremento en los estándares de vida han aumentado la presión sobre este recurso hasta convertirlo en un recurso escaso.

Acaparamiento del agua

El término ‘acaparamiento de aguas’ –o ‘apropiación de aguas’– alude a situaciones en que entidades poderosas asumen el control de valiosos recursos y cuencas de agua para su propio beneficio, privando de ellos a las comunidades locales cuyo sustento depende de este recursos.

La capacidad de hacerse con el control de los recursos está vinculada con procesos de privatización, mercantilización y apropiación de bienes comunes. Estos procesos convierten elagua, de un recurso abierto y al alcance de todos y todas, a un bien privado cuyo acceso debe negociarse y suele basarse en la capacidad de pago.

El acaparamiento de agua está en relación con el acaparamiento de tierras Adquirir tierras para poder acceder a recursos de agua y controlarlos es algo de especial importancia para los países que se enfrentan a la escasez de estos recursos. Se prevé que las fuentes renovables de agua en los Estados del Golfo se agoten en las próximas tres décadas. Las implicaciones de esta escasez de agua son muy profundas.

Arabia Saudí, exportador de trigo, prevé poner fin a la producción nacional de este grano en 2016 debido al agotamiento progresivo de las reservas de agua dulce en el país.

Factores que impulsan el acaparamiento de aguas 

El estallido de la crisis financiera mundial en 2008, acompañado de una extraordinaria subida de los precios de las materias primas y una creciente especulación financiera con los alimentos, ha provocado una nueva oleada de acaparamientos de tierras, aguas y recursos, mediante los que gobiernos e inversores buscan garantías que no pueden proporcionar unos mercados cada vez más inestables. Se ha detectado la interrelación entre seguridad hídrica, energética y alimentaria es muy relevante.

La creciente preocupación porque se está alcanzado “el pico del petróleo” lleva a los grandes inversores a optar por los agrocombustibles como alternativa a las fuentes de energía no renovables y que se producen como fuente de combustible líquido para el sector de transporte y por los “Cultivos comodín”, que tienen distintos usos. Estas prácticas requieren masivas cantidades de agua y es lo que estimula, cada vez a más países y grandes corporaciones agroindustriales, a involucrarse directamente en el acaparamiento de tierra y agua para la producción agrícola, sin depender de mercados internacionales.

Impactos sociales

Estas “operaciones” entrañan consecuencias calamitosas para otros usuarios del agua.

  •  La comisión mundial de presas afirmaba en su Informe del estudio realizado en el 2000, que a lo largo del siglo XX se han construido casi 50.000 grandes presas, provocando el desplazamiento y la inundación de pueblos, viéndose afectados entre 40 y 80 millones de personas. A esta estimación hay que añadir, un número muy superior de desplazados por afección indirecta en el entorno de los valles inundados.

 

  • Los impactos socioeconómicos más graves han recaído sobre las comunidades más pobres y sobre los sectores más desprotegidos (particularmente mujeres y niños). Tengamos en cuenta la recogida del agua: la dura tarea de ir a buscar agua a pozos distantes para uso familiar a menudo recae en las mujeres y niñas, que se ven privadas del derecho a la escolarización.

 

  • Las alteraciones de los caudales de muchos de los grandes ríos del mundo han hecho entrar en crisis formas tradicionales de producción agraria ligadas a los ciclos fluviales de crecida. Por ejemplo en Nigeria, la construcción de la presa de Bakalori supuso perder el 53% de los cultivos tradicionales, ligados a esos ciclos de inundación en las llanuras de la cuenca baja y media; por otro lado, supuso la destrucción de los pastos que servían de base a la ganadería y afectó seriamente a los acuíferos, colapsando reservas de agua vitales en los períodos secos (Adams, 1992).

 

  •  El Informe de los Objetivos de Desarrollo Mundial de la ONU (año 2012) indica que la tasa de pobreza ha disminuido en todas las regiones del mundo. Aun considerando los adelantos alcanzados, se estiman en más de 1.200 millones las personas que todavía no tienen acceso garantizado al agua potable, lo que conlleva más de 10.000 muertes al día, siendo en su mayoría niños.

Privatización del agua: 

En España este derecho ha pasado a manos de empresas privadas (entre el 49 y el 53 % de la gestión del agua, en 33 capitales de provincia). Es el nuevo negocio -privatizar la gestión de este recurso básico-, por lo que el precio del agua se está incrementando. Una vez más la excusa es la de de hacer frente a las deudas, lo que supone la privatización de un bien público a favor de las grandes empresas. Pero decenas de plataformas sociales lo han conseguido parar, por ahora. El negocio del agua está en manos de las compañías Agbar y Aqualia que controlan el 80% del mercado, el 20% es de acciona.

Qué podemos hacer: Tomar mayor conciencia de que:

  •  la Tierra es nuestra casa y tenemos el deber de cuidar de ella y de sus elementos, entre ellos el agua, que es esencial para la vida; constituye un derecho de cada persona.
  • el agua tiene una función de interés para toda la ciudadanía, garantiza la salud, la cohesión social (servicios urbanos y saneamientos). De ahí la gran exigencia de utilizarla con criterios comunitarios y no individualistas.
  • está sujeta a funciones económicas y actividades productivas, lo que pide de nosotros adoptar una postura de denuncia ante los abusos de contaminación y mal uso de esta “nuestra hermana agua”.

 

Loado seas, mi Señor, por la hermana agua,
la cual es muy útil y humilde y preciosa y casta.

Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre tierra,

la cual nos sustenta y gobierna,
y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba.

(Cántico de las Criaturas)

 


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

Texto
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)

© 2012 - Misioneras Cruzadas de la Iglesia