Estás aquí: Portada > Noticias > El Papa Francisco habla a los obispos en México de coraje y profetismo
El Papa Francisco habla a los obispos en México de coraje y profetismo
   Enregistrer au format PDF  

Son fragmentos extraídos de "entreparéntesis" (espacio de reflexión, Compañía de Jesús)

" Posteriormente fue a la Catedral de la Ciudad de México, ahí en la homilía se dirigió a los obispos y con sinceridad y aguda puntería, resaltó (resumen de lo que dijo):

Sean Obispos de mirada limpia, de alma trasparente, de rostro luminoso.

No se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa.

Tengan una mirada capaz de interceptar la pregunta que grita en el corazón de vuestra gente. Estén atentos y aprendan a leer sus miradas.

No pierdan tiempo y energías en cosas secundarias, en las habladurías e intrigas, en los vanos proyectos de carrera, en los vacíos planes de hegemonía, en los infecundos clubs de intereses o de consorterías. No se dejen arrastrar por las murmuraciones y las maledicencias.

• Que vuestras miradas sean capaces de cruzarse con las miradas de los jóvenes, de amarlos y de captar lo que ellos buscan.

• Les ruego no minusvalorar el desafío ético y anticívico que el narcotráfico representa para la juventud y para la entera sociedad mexicana.

• La proporción del fenómeno del narcotráfico, la complejidad de sus causas, la inmensidad de su extensión, como metástasis que devora, la gravedad de la violencia que disgrega y sus trastornadas conexiones, no nos consienten a nosotros, Pastores de la Iglesia, refugiarnos en condenas genéricas sino que exigen un coraje profético.

• Les pido una mirada de singular delicadeza para los pueblos indígenas, para ellos y sus fascinantes, y no pocas veces, masacradas culturas.

• Les ruego no caer en la paralización de dar viejas respuestas a las nuevas demandas.

• Los exhorto a conservar la comunión y la unidad entre ustedes. Esto es esencial, hermanos (aquí el Papa hizo una pausa, volteó a ver a los obispos y dijo que lo que seguía no venía en lo que había escrito): Si tienen que pelearse, peléense; si tienen que decirse cosas, se las digan; pero como hombres, en la cara, y como hombres de Dios que después van a rezar juntos, a discernir juntos. Y si se pasaron de la raya, a pedirse perdón, pero mantengan la unidad del cuerpo episcopal. Comunión y unidad entre ustedes.

• No se necesitan «príncipes», sino una comunidad de testigos del Señor. Este discurso será motivo de análisis y reflexión, el mensaje no es exclusivo para mitrados, sino para cualquier cristiano del mundo (especialmente, claro, para los ministros de culto). Recordemos que los verdaderos amigos son los que, con y por cariño, son capaces de decirnos verdades, a ratos incómodas, viéndonos a los ojos"


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

Texto
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)

© 2012 - Misioneras Cruzadas de la Iglesia