Estás aquí: Portada > XIII CAPITULO GENERAL > Noticias > Eucaristía de apertura del XIII Capítulo General

Eucaristía de apertura del XIII Capítulo General
 

Palabras de introducción por la Superiora General, Lucila Choya.

— - Bienvenidas todas y todos a la celebración de la Eucaristía con la que vamos a dar comienzo nuestro decimo tercer capítulo General. La Casa General os acoge hoy con mucho gozo en acontecimiento tan importante para nuestra Congregación y para todos los que formamos la OBRA TOTAL DE NAZARIA IGNACIA, con alegría vemos que hoy aquí se hace visible la universalidad y la diversidad de culturas donde estamos presentes.

Vamos a vivir un acontecimiento de la presencia del Espíritu, una experiencia espiritual para la vida de la Congregación. Todo Capítulo es “un acontecimiento eclesial” y de manera especial para nosotras que tenemos como nota característica el amor a la Iglesia, sentimos con ella y dentro de ella queremos ser testigos de la ternura y misericordia de Dios, en medio nuestro mundo.

El tema central de nuestro Capítulo es seguir RENOVANDO NUESTRA VIDA Y MISION, desde nuestro ser de mujeres creyentes en el hoy, en la vida y la misión. Renovarnos para ser “mujeres nuevas” que buscan juntas que odres nuevos son necesarios para el vino nuevo, el agilizar nuestras estructuras para el “mas” de la misión.

Desearía que nuestro Capítulo sea un lugar de encuentro, oración y discernimiento, espacio de libertad, de acogida y diálogo y sobre todo de escuchar juntas la voz del Espíritu. El mismo Espíritu que habló a nuestra fundadora, nos sigue hablando hoy a nosotras, estemos atentas para descubrir la novedad que nos trae.

Estamos llamadas a vivirlo desde la Esperanza y la alegría, a ello nos ayuda el tiempo litúrgico en el que estamos.

Y esta andadura no queremos hacerla solas, sino juntamente con todos aquellos que compartimos el Carisma de Nazaria, MSI, Laicos asociados, la FENI y amigos de Nazaria, que durante unos días compartirán con nosotras este Capítulo.

Pidamos al Señor en esta Eucaristía que sepamos mirar la realidad como la mira Dios. Que sepamos mantener los ojos bien abiertos y los oídos atentos a este mundo que nos interpelan constantemente. Son las voces de los hombres y las mujeres de nuestro tiempo, con sus gozos y esperanzas, sus tristezas y angustias las que hoy nos cuestionan y nos urgen a seguir caminando hacia las fronteras donde están los que nos necesitan, desde nuestro Carisma.

Que sigamos haciendo realidad el texto del profeta Isaías y que Nazaria hizo suyo: “Repartirse entre los pobres, animar a los tristes, dar la mano a los caídos, enseñar a las hijos del pueblo, partir el pan con ellos”.

Gracias a todos por acompañarnos a participar de esta Eucaristía y contamos con su oración.

© 2012 - Misioneras Cruzadas de la Iglesia