Estás aquí: Portada > Noticias > ¡Muévete contra la desigualdad!
¡Muévete contra la desigualdad!
   Enregistrer au format PDF  

El 17 de octubre se celebra el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Como cada año, la Alianza Española contra la Pobreza y la Desigualdad convoca la Semana contra la Pobreza, que este año tiene como lema: Muévete contra la desigualdad obscena. Todos los datos confluyen, ya vengan de las ONG, el FMI o el Banco Mundial: la crisis económica que, aparentemente, estamos dejando atrás, no solo ha producido un incremento de la pobreza sino también un asombroso crecimiento de la riqueza de los más ricos, así como su número.

Por tanto, el verdadero problema que amenaza la cohesión interna de nuestras sociedades, la vida de millones de personas en el mundo y hasta la misma economía, no es tanto el aumento de la riqueza o de la pobreza sino el de la desigualdad. El dato paradigmá- tico es el que proporcionó el Informe sobre la Riqueza Global de Credit Suisse 2015: el 1% más rico de la población mundial acumula ya más riqueza que el 99% restante. En España, el 10% de la población posee el 56% de la riqueza. Merece la pena echar una mirada al Informe en el que Intermón Oxfam recoge estos datos y otros muchos que dibujan un panorama desolador de acumulación de riqueza cada vez en menos manos. Riqueza “obscena”, vergonzosa, inmoral, escandalosa e insultante, que provoca una desigualdad igualmente obscena. No nos extrañe la palabra. 

 

Un dinero injustamente repartido

Lo sabemos: tenemos dinero de sobra para cuidar de la gente, de los vulnerables, del medioambiente, de los refugiados y migrantes… Lo que pasa es que esta injustamente repartido. Y esto es algo estructural. Por eso, más allá de los datos, lo importante es preguntarse por las causas. E incidir en ellas. Esa es la línea que desde el Área de Justicia y Solidaridad tratamos de impulsar en la Vida Religiosa pues, como nos recordaba la última Asamblea General de Cáritas, la Iglesia nos llama a “un compromiso social que sea transformador de las personas y de las causas de la pobreza”, asumiendo las implicaciones políticas de la fe y de la caridad.

Y las causas de la desigualdad obscena están claramente en aquello que Francisco ha llamado una economía de la exclusión, de la inequidad y la violencia. La principal razón es que tenemos un sistema económico diseñado para el 1%. Así, en los últimos años: Los salarios han bajado o se han estancado (gracias, entre otros factores, a las reformas laborales) y los beneficios del capital han aumentado.

Los impuestos no cesan de incrementarse para trabajadores, pequeñas empresas y consumidores, mientras las grandes empresas y fortunas cuentan con importantes privilegios y se benefician del entramado ilegal de paraísos fiscales.

Se han impuesto las recetas neoliberales que defienden la privatización de lo público y el recorte en gasto social, poniendo la política al servicio de los intereses económicos privados y no del bien común de los ciudadanos y, sobre todo, de los más vulnerables.

Por todo esto, en octubre nos uniremos a las acciones de la Alianza Española contra la Pobreza y la Desigualdad, de la que formamos parte con otras organizaciones eclesiales, para visibilizar esta realidad y pedir protección social, aumentando el presupuesto para políticas sociales, incremento de la Ayuda Oficial al Desarrollo hasta el 0,7% y justicia fiscal a través de políticas tributarias justas, progresivas y suficientes que sostengan las políticas sociales y medioambientales.

Porque, como señalaban certeramente los obispos españoles en Iglesia, servidora de los pobres, “la pobreza no es consecuencia de un fatalismo inexorable, tiene causas responsables. Detrás de ella hay mecanismos económicos, financieros, sociales, políticos...; nacionales e internacionales. Un enfrentamiento lúcido y eficaz contra la pobreza exige indagar cuáles son las causas y los mecanismos que la originan y de alguna manera la consolidan…”.

(*) Misionera Mercedaria de Berriz


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

Texto
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)

© 2012 - Misioneras Cruzadas de la Iglesia