Estás aquí: Portada > Noticias > "Potencia del Espíritu", Ven!
"Potencia del Espíritu", Ven!
   Enregistrer au format PDF  

La Ascensión, los Apóstoles vieron marcharse a Jesús, antes se “postraron delante de él, y después volvieron a Jerusalén con gran alegría”.

Desde aquel día para los apóstoles y para cada discípulo de Cristo fue posible habitar en Jerusalén y en todas las ciudades del mundo, inclusive en aquellas más golpeadas por la injusticia y la violencia, porque encima de cada ciudad está el mismo cielo y cada habitante puede levantar la mirada con esperanza.

Este testimonio tenemos que llevarlo cada semana: ‘Cristo está con nosotros, Jesús subió al cielo, está con nosotros, Cristo está vivo’.

Jesús nos ha asegurado que en este anuncio y en este testimonio seremos “revestidos por la potencia de lo alto”. O sea con la potencia del Espíritu Santo”. Aquí está el secreto de esta misión: la presencia real entre nosotros del Señor resucitado, que con el don del Espíritu sigue abriendo nuestra mente y nuestro corazón, para que anunciemos su amor y su misericordia también en los ambientes más hostiles de nuestras ciudades.

Cuando sólo faltan unos días María Reina de los Apóstoles, nos convoca a permanecer en actitud de oración.

María, madre y hermana nuestra en la fe, Intercede por cada uno de nosotros para que podamos vivir en espíritu y en verdad la fe y el compromiso por la justicia, 

Ayúdanos a vivir con humildad los momentos difíciles de la realidad, Enséñanos a gestar en nuestras entrañas la vida de Dios,

Muéstranos cómo guardar las cosas en nuestro corazón cuando no entendamos lo que está pasando,

Haznos cantar contigo la gloria de Dios que enaltece a los humildes y los llena de gozo,

Que veamos en tu vida la mujer confiada que va rápido a quien lo necesita,

Que sepamos permanecer en la cruz del sufrimiento de nuestros hermanos,

Que podamos gozar de la visita de tu hijo resucitado por la gracia de la fidelidad y la entrega,

María, ponnos con tu Hijo para que no nos perdamos en el camino,

María, ponnos con tu Hijo para que seamos sus compañeros en los días que nos tocan,

María, ponnos con tu Hijo para que podamos conocerlo cada vez más y así se nos regale la gracia de entregar la vida por el Reino.


moderado a priori

Este foro está moderado a priori: tu contribución no aparecerá hasta haber sido validada por la administración del sitio.

Texto
  • (Para crear párrafos, deja líneas vacías.)

¿Quién eres? (opcional)

© 2012 - Misioneras Cruzadas de la Iglesia