Estás aquí: Portada > Noticias > Trata de personas con fines de explotación
Trata de personas con fines de explotación
   Enregistrer au format PDF  

“Yo os libertaré de los duros trabajos de los egipcios” (de Ex 6,6)


Área justicia y Solidaridad

“El fenómeno globalizado de la trata de personas con fines de explotación sexual es una gravísima violación de los derechos humanos, que reduce al ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, a un estado de servidumbre y esclavitud”.

Con estas palabras nos posicionamos Caritas, CONFER, Justicia y Paz y Secretariado de las Comisiones Episcopales de Migraciones y Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Española, en el informe que el día 25 se dio a conocer en nota de prensa.

Estamos junto a las víctimas de esta esclavitud del siglo XXI. El rostro de la pobreza, de la marginación, de la discriminación y de la explotación en el mundo, hoy, asume cada vez más rostro de mujer. Pero la pobreza más humillante para toda mujer es la de ser traficada, vendida y comprada para ser usada como mercancía

Esta situación las hace cada vez más vulnerables frente a las redes de trata de personas. Según datos de la OIT hay, al menos 2,45 millones de víctimas de trata de las que el 43% es comercio sexual y de estas el 80% son mujeres y el 40% menores.

Causas de la trata en los países de origen son:

• La pobreza estructural

• La discriminación de género.

• La falta de estabilidad política, social y económica.

• Situaciones de conflicto armado, de opresión y de desastres naturales.

• La ausencia de perspectivas razonables y concretas para el desarrollo humano, incluyendo el acceso a la educación y la información.

• La violencia doméstica y la desintegración de la estructura familiar, junto a vulnerabilidad de los niños que se deriva de estos factores.

• La realidad del VIH-SIDA y los huérfanos del SIDA.

Causas de la trata en los países de destino:

• Leyes del mercado.

• Sociedades de consumo.

• El “prostituidor”.

• La inexistencia de legislaciones específicas sobre trata de personas y/o su aplicación inadecuada y no efectiva.

• La erosión de las normas morales y de los valores y el consumismo imperante.

• Falta de conocimiento, acción y movilización suficiente por parte de la autoridades.

• Las propias políticas de inmigración

En el informe antes mencionado se dice que:

Algunas formas de captar y mantener dentro de las redes a mujeres y niñas son:

• Servidumbre por deuda.

• Aislamiento.

• Confiscación de pasaportes o documentos de identidad.

• Violencia física, psicológica o sexual contra las víctimas o contra sus familiares.

• Amenazas, intimidación y manipulación.

• Control del dinero de las víctimas Los motivos y fines más importantes por los que las mujeres son víctimas de la trata son:

• Explotación y trabajos forzados en actividades industriales, servicio doméstico, sector agrícola, mendicidad forzada.

• Matrimonios concertados

• Extracción de órganos para el tráfico ilegal.

• Tráfico de narcóticos y estupefacientes

• Explotación sexual.

Motivos de la trata de las niñas

• Explotación sexual, incluida la prostitución infantil y la pornografía

• Explotación en servidumbre

• Explotación en la industria pesquera o en labores agrícolas

• Explotación para la venta, correo o tráfico de estupefacientes

• Explotación como niños soldado

• Explotación como ‘jinetes de camellos’ en carreras de camellos (una práctica específica de países del Golfo Pérsico) o ‘artistas’ de circo

• Mutilación deliberada y posterior explotación como “mendigos” o buhoneros

• Extracción de órganos

Sufrimientos de las víctimas

Las personas que son objeto de trata afrontan una situación vital muy difícil y a multitud de obstáculos:

• Negación y violación de sus derechos humanos básicos.

• Criminalización cuando se considera a las víctimas como inmigrantes en situación irregular.

• Estigmatización y discriminación.

• Precariedad de las políticas que contribuyen a la integración de estas personas.

• Pánico persistente también después de su liberación.

• Aunque las víctimas de trata tienen derecho a un periodo de reflexión de al menos 30 días, su concesión está siendo en la actualidad muy difícil.

Si son niñas:

• Formas de crueldad extrema

• Verse privadas de sus familias

• No recibir una educación adecuada

• Dificultad en localizar e identificarlas

• No comprenden su situación y no saben explicarla

Ante esta situación cada vez más sangrante ¿Qué hacer?

Dirigimos nuestra mirada a la Palabra de Dios ¿Qué nos dice acerca de la trata de personas? Esta expresión no aparece como tal pero la explotación de algunas personas, por lo general las más débiles, por parte de otros con fines de lucro o por placer es una práctica humana anterior a la Biblia, Egipto, Babilonia… La ley israelita reconocía la esclavitud de los extranjeros e incluso de los ciudadanos. Era la esclavitud una institución permanente en el mundo antiguo, e Israel no fue la excepción. Ellos mismos fueron “esclavos en tierra de Egipto” y desde esa experiencia la libertad está en el corazón de la religión bíblica.

El Dios que decidió liberar a Israel de su esclavitud en Egipto (Ex 3, 7-10 , 6,6) no tolera la explotación de unos seres humanos por otros. El Dios de Israel se identifica con los pobres y los de afuera, los que eran victimas fáciles de explotación (EX 22, 20 y 23,9, Deut 10,19). Está en las entrañas de Dios responder al grito de los oprimidos y oponerse a los poderosos que explotan a los débiles ( 1 Sam 10,18; Sal 146, 7-8, Pro 14)

Si vamos al Nuevo Testamento, Jesús reconoció que su propia misión era “llevar la Buena Nueva a los pobres,… proclamar la libertad a los cautivos,… dar libertad a los oprimidos” (Lc 4, 18)

Dirigimos nuestra mirada a la Iglesia

La Iglesia ha denunciado como un crimen cualquier forma de tráfico. Y como pecado toda forma de violencia ejercida contra las mujeres, ya sea violencia ejercida sobre el cuerpo o sobre el espíritu. Su preocupación en la lucha contra la trata ha sido una constante en las dos últimas décadas Algunas congregaciones han entrado en contacto con la realidad de estas mujeres gracias a la intervención que llevan a cabo en los contextos de prostitución y han creado y adaptado sus proyectos y programas en todo el territorio nacional.

¿Qué respuestas habrían dado “hoy” nuestras Fundadoras y Fundadores frente a la difusión de esta nueva esclavitud que está destruyendo a una generación de mujeres jóvenes y a las mismas familias?

¿Qué respuesta voy a dar yo? ¿“sensibilizarme”? ¿“colaborar”? ¿”implicarme”?...

© 2012 - Misioneras Cruzadas de la Iglesia